Taxis en París

Mas de 20.000 taxis circulan por París. Son especialmente útiles de madrugada, cuando no funcionan otros servicios de transporte público como metro o RER. Desde los aeropuertos de Charles de Gaulle o de Orly hasta París, tienen tarifas fijas establecidas.

Cuándo y cómo viajar en taxi en París

Los taxis en París, a diferencia de la mayoría de ciudades, no se distinguen por ser de un mismo color. Únicamente llevan, como elemento identificativo, un cartel en el techo en el que pone “Taxi Parisien”. Si el taxi está libre, el letrero se encuentra iluminado.

Hay alrededor de 500 paradas de taxi en la capital de Francia. Aunque, no es necesario acudir a ellas para solicitar uno, pues también se pueden parar por la calle. 

Admiten 3 pasajeros sin recargo, y deben aceptar a partir de cuatro con recargo adicional. Los precios varían en función del día de la semana y la hora en la que realices el trayecto.

En París hay una buena red de metro y RER. Por ello, personalmente, te recomendaría usar taxis únicamente entre las horas de la madrugada en las que los transportes subterráneos no están disponibles. Eso, si quieres evitar los autobuses nocturnos de la ciudad, que también están a tu disposición.

Pese a que en la capital francesa hay más de 20.000 taxis, a ciertas horas de la madrugada, puede ser difícil encontrar uno libre.

Hay veces, que ni siquiera puedes hallar uno en las grandes avenidas. En ese caso, te puede venir bien saber lo siguiente. Hay un único número de teléfono que agrupa las reservas de las diferentes compañías de taxi de la ciudad. El número de teléfono de los taxis de París es el 01 45 30 30 30.

 

Taxis en los aeropuertos

Puede que tu viaje tenga como origen el aeropuerto Charles de Gaulle o el de Orly. En ese caso, ten en cuenta que hay un precio fijo predefinido que incluye el equipaje.

Desde Charles de Gaulle son 50 euros a la ciudad de París, en la orilla derecha del Sena. Y 55 euros a la zona izquierda del río.

Desde el aeropuerto de Orly, el precio será 35 euros a la orilla derecha del río, y 30 a la orilla izquierda.

 

Consejos prácticos

Como consejos para evitar malentendidos y situaciones con recargos desagradables, te recomiendo observar que el taxímetro se enciende cuando subas al vehículo. Y, también, que el conductor introduzca en el GPS, si dispone del mismo, la dirección de destino.

También, asegúrate, antes de subir al taxi, que el taxista está dispuesto a llevarte a tu destino. Y es que, aunque tienen la obligación legal de hacerlo, algunos se niegan a acudir a ciertas zonas de la ciudad. Esto sucede, en ocasiones, si no les resulta cómodo, o ventajoso, el itinerario.

Por último, si bien puede hacerse, no es obligatorio en ningún caso dar propina al conductor.