Torre Eiffel

La Torre Eiffel es un monumento ubicado en París. Es el símbolo más reconocible de la ciudad y de Francia entera, así como uno de los lugares más conocidos del mundo.

La Torre Eiffel es el lugar más conocido de París. De hecho, si hacemos una encuesta a nivel mundial en la que preguntemos por un lugar de París, ganaría por goleada.

Símbolo no solo de su capital sino de Francia entera, esta torre no gozó en su día de mucha popularidad. Más bien todo lo contrario, por lo que estuvo a punto de ser demolida en alguna ocasión. ¡Quién lo diría cuando hoy en día es el monumento de pago más visitado del mundo!

 

Una torre de récord

Pero, antes de hablarte de los intentos de destruirla, empezaré hablándote de su construcción. La torre era el proyecto estrella de la Exposición Universal de París de 1.889. Y, en ese año, el 31 de marzo, se inauguró la que, entonces, fue la estructura más alta del mundo construida por la humanidad.

Este récord, que mantuvo durante 41 años, se lo arrebató la construcción del Edificio Chrysler en Nueva York. En el momento de su inauguración, la Torre Eiffel medía 300 metros de altura. De ahí, que se le conociera como «La torre de 300 metros».

 

Críticas a la Torre Eiffel

Entre sus críticos no gustaba su aspecto, que daba la sensación de estructura inacabada. Así, durante su construcción, fue bastante cuestionada.

Hubo una carta abierta, de rechazo a la torre, firmada por unos 300 artistas de renombre de la época entre arquitectos, pintores, compositores o escritores. Le dedicaron al proyecto liderado por Gustave Eiffel, entre otras descalificaciones, los adjetivos de monstruosa e inútil.

Otros insultos que recibe en la misma carta son «supositorio acribillado de hoyos» o «aborto de un ridículo y delgado perfil de chimenea de fábrica». Así como «lámpara de calle verdaderamente trágica» o «esqueleto de atalaya».

Pese a ello, durante la Exposición Universal de París para la que fue construida, tuvo un éxito de visitantes: unos 2 millones subieron a ella.

 

Usos de la torre

Sin embargo, tras finalizar el evento, la torre cae en desgracia, bajando sus visitas un 93%. Durante los 20 años posteriores, únicamente se pudo sostener económicamente a través de la recaudación de entradas en fechas de eventos muy importantes. Por ello, acabada la concesión marcada por contrato, se plantearon demoler la torre.

Una de las críticas que recibía la Torre Eiffel, fue la de elemento inútil. Esto, fue algo que, desde un principio, su constructor, Gustave Eiffel, quería evitar para poder justificar el mantenimiento de su edificación.

Así, se realizaron allí múltiples experimentos y se le buscó dar usos variados desde su inauguración hasta la primera mitad del siglo XX. Como la instalación de una estación meteorológica en la parte alta de la torre, conexiones telefónicas, redes telegráficas sin hilos o emisiones radiofónicas y televisivas.

En las dos Guerras Mundiales, la torre tuvo un papel determinante a nivel de comunicaciones para salvaguardar los intereses franceses.

Hoy en día, su aceptación es mayoritaria e incluso, de forma cariñosa, los franceses la apodan «La dama de hierro».

 

Boom turístico

Sería ya a partir de 1.960 cuando se le pudo comenzar a sacar un rendimiento económico a la torre. Fue a través de las visitas de los viajeros que llegaban a la ciudad, gracias al gran crecimiento del turismo internacional que experimentó París. De hecho, en 1.963, alcanza por primera vez los dos millones de visitantes desde su año de inauguración.

Actualmente, sigue siendo una de las cosas imprescindibles que ver en París. Pese a las grandes colas que se forman para acceder, hay múltiples tours y actividades para evitarlas.

 

Curiosidades y cifras de la Torre Eiffel

Como curiosidad, la Torre Eiffel fue «vendida» en una ocasión de forma exitosa por un estafador llamado Victor Lusting. En teoría, para ser demolida y usar sus restos como chatarra. Lo intentó una segunda vez sin éxito. El mismo Lusting, también tuvo estafas sonadas en Estados Unidos, donde una de sus víctimas fue el mafioso Al Capone.

Otra historia rocambolesca con este monumento de protagonista tuvo lugar cuando Montreal iba a albergar la Exposición Universal de 1.967. Se comenta, que el alcalde de dicha ciudad canadiense negoció un acuerdo con el presidente francés Charles de Gaulle para desmontar la torre. Su propósito, sería que, temporalmente, la Torre Eiffel se ubicara en Montreal mientras la ciudad albergaba el citado evento internacional.

Multitud de datos que rodean a la torre son a lo grande. Algunos de ellos son que se emplearon 2 millones y medio de remaches en su construcción, trabajan allí 500 empleados o cuenta con 116 antenas. Además, se le aplican 60 toneladas de pintura cada siete años para que no se oxide y tiene 1.665 escalones hasta la cima.

En su tercer nivel, se disfruta de la panorámica más alta que ofrece la torre. Y, también, se puede ver una recreación con figuras del ingeniero Gustave Eiffel junto con Thomas Edison.

 

El techo de París

La última antena instalada en la torre, ha elevado su altura hasta los 325 metros. Existen varios rascacielos proyectados en La Défense por Norman Foster que, si bien técnicamente podrían construirse de más altura, alcanzarán como máximo los 324 metros. El motivo es no superar en altura a la Torre Eiffel, como deferencia a la «Dama de Hierro». Así que, de momento, la torre más famosa del mundo seguirá siendo el techo de París durante unos cuantos años más.

DÓNDE ESTÁ

5 avenue Anatole France – Champ de Mars
75007, Paris

}

HORARIO

De 09:30 a 23:45 todos los días desde septiembre a mediados de junio

De 09:00 a 00:45 desde mediados de junio al final de agosto

 

f

CÓMO LLEGAR

Metro: Bir-Hakeim

RER: Champ de Mars – Tour Eiffel

Bus: 42, 69, 72, 82 y 87

PRECIO

Adultos (más de 25 años): 25,50 euros por ascensor a la cima. 16,30 euros por ascensor a la segunda planta y 10,20 euros por escaleras a la segunda planta

Tarifa joven (de 12 a 24 años): 12,70 euros por ascensor a la cima. 8,10 por ascensor a la segunda planta y 5,10 por escaleras a la segunda planta

Niños (de 4 a 11 años) y discapacitados: 6,40 por ascensor a la cima. 4,10 por ascensor a la segunda planta y 2,50 por escaleras a la segunda planta

Menores de 4 años gratis

MAPA